"Sueño con el día en que podamos escuchar las palabras mágicas: el cáncer se puede curar."

Actividades

Todos los actos y eventos de la Fundación Sandra Ibarra de Solidaridad Frente al Cáncer

“El cáncer se puede curar pero requiere el esfuerzo social de dar relevancia a la investigación”

on Lunes, 03 Septiembre 2012. Posted in Ciencia e Investigación, Cronología

“El cáncer se puede curar pero requiere el esfuerzo social de dar relevancia a la investigación”

Entrevistamos al Dr. Manel Esteller, uno de los investigadores más relevantes y punteros de nuestro país y un referente internacional en la investigación del cáncer.

manelestellerSu área de trabajo, la epigenética, es relativamente nueva – tiene apenas dos décadas de recorrido- y, en los últimos años, está ofreciendo resultados muy positivos en la comprensión de las causas del cáncer y, con ello, en su tratamiento.

Si nuestro ADN nos define, la epigenética es lo que regula nuestros genes y en ella influyen los factores externos, que puedes modificarla. Las alteraciones epigenéticas están en la base del desarrollo de muchos cánceres, por eso fármacos dirigidos a corregir estas alteraciones servirán como dianas terapéuticas que aumentarán la efectividad de los tratamientos. Una nueva área que permite enormes esperanzas en este terreno.

- La epigenética suena a algo muy complejo pero, ¿nos podría explicar lo que es en palabras sencillas?

La epigenética es como un recetario; digamos que la genética serían los ingredientes y cómo mezclas esos ingredientes sería la epigenética. También podemos imaginar que el genoma es un alfabeto y que la epigenética es la ortografía. En términos científicos, la genética es una serie de piezas que forman nuestro ADN y la epigenética son las marcas químicas que regulan esa genética. Ejemplos prácticos para poderlo entender mejor los tenemos, por ejemplo, en gemelos que tienen la misma genética pero distinta epigenética, y eso explicaría por qué pueden tener enfermedadesdistintas.

- Su materia de estudio se centra también en cómo un factor externo influye de una determinada manera en unas personas y en otras, lo que puede explicar porqué unas personas desarrollan cáncer y otras no...

Exactamente, los factores externos ambientales es más fácil que cambien la epigenética que la genética. Nosotros, tenemos mecanismos de defensa para que no se produzcan mutaciones genéticas, lo que pasa es que no somos tan buenos defendiéndonos contra los cambios epigenéticos, que son más sutiles, más finos. Nuestras conductas pueden cambiar la epigenética de nuestras células y eso provoca un cambio, una predisposición distinta a enfermedades.

- ¿Cuáles son estos factores ambientales externos que producen cambios en nuestra epigenética?
Lo primero que hay que tener en cuenta para evitar fobias injustificadas es que la ciencia está fundamentada en la experimentación, es decir, aquellos resultados que hayan sido demostrados por varios investigadores de forma realista son los que forman parte de la ciencia; lo otro son anécdotas o casos puntuales. Sabemos que hay ciertos factores ambientales que provocan cáncer y el número 1 es el tabaco: el tabaco provoca cáncer de pulmón, cáncer de vejiga y cáncer de cabeza y cuello. Sabemos también que las radiaciones solares excesivas provocan cáncer de piel y que ciertos tóxicos y metales pesados también son carcinógenos. Estos son factores que sabemos que influyen, hay otros que aun desconocemos y que necesitan ser probados de forma científica.

- Ante la duda que nos puede plantear esta influencia de los factores externos, ¿cómo debemos actuar? ¿Cómo llevar a cabo una actitud preventiva?
Nos debemos poner el decálogo de la vida sana que es el de la moderación: respetar horas de sueño, respetar las comidas y hacerlas ligeras y saludables, no fumar, beber alcohol con mucha moderación... verdaderamente es una cuestión de sentido común. También es importante hacer las revisiones médicas pertinentes establecidas en función de la edad y las condiciones de cada persona. Es importante recordar que cualquier tumor, si es pequeño, es curable, por eso es tan importante la prevención. Las revisiones ginecológicas en las mujeres, por ejemplo, son claves para salvar millones de vidas.

- ¿Su área de investigación, la epigenética, hacia dónde nos lleva en materia de mejores tratamientos para el cáncer?
El cáncer es una enfermedad muy compleja, cada tejido del cuerpo humano puede generar un tumor distinto. Hoy en día, tenemos 5 fármacos epigenéticos que repararan la epigenética modificada. Está aprobado el uso de estos fármacos en leucemias y linfomas. En tumores sólidos, como cáncer de mama, pulmón o colon, estamos ahora con los ensayos clínicos. La idea es que estos fármacos contribuyan, junto con otros fármacos más clásicos, al tratamiento de estas enfermedades.

- ¿Cómo de optimistas podemos ser a corto plazo en cuanto al tratamiento del cáncer?
Las estadísticas dicen que cada año aumenta un 2% el número de personas que se curan de un cáncer. En este camino estamos avanzando de forma decidida. Evidentemente, hay tumores en los que se está avanzando mucho más en otros, como en el cáncer de mama o las leucemias infantiles, mientras que otros como el de páncreas o el glioma requieren un esfuerzo superior.

- Hablemos de este esfuerzo superior, ¿cómo debemos articularlo?
Lo que debemos ser conscientes es de que el cáncer es una enfermedad causada porque se rompen mecanismos de las células y, por lo tanto, se puede curar, ya que casi cualquier cosa que se rompe se puede recomponer. Así, la célula tumoral puede ser reconvertida en una célula normal a través de la acción de los fármacos y tratamientos. Pero llegar a este punto requiere el esfuerzo social de dar relevancia a la investigación. Seguir invirtiendo en investigación es importantísimo y esto no lo debemos dejar solo en manos de los políticos y las instituciones sino que se debe implicar toda la sociedad porque la investigación es la única manera de avanzar en el tratamiento del cáncer. El cáncer no se cura solo, si curamos hoy el 60% de los tumores humanos es porque ha habido una investigación desde hace más de 60 años en este campo; por lo tanto esta es la vía a seguir.

- La inversión en investigación científica en España no está atravesando uno de sus mejores momentos precisamente...

Es un error pensar que cualquier recorte en investigación puede ayudar a la economía porque recortar en investigación es un gasto, pues estamos generando más enfermos. Aparte de esto, estamos perdiendo oportunidades de inversión, empresas farmacéuticas y de biotecnología que vendrían aquí lo dejan de hacer porque no hay inversión. Estamos perdiendo profesionales que abandonan el país para poder investigar fuera, esto es una pérdida de capital humano tremenda. Por tanto la reducción de gasto, a la larga, supondrá un incremento del mismo.

- Las consecuencias además las estaremos pagando durante mucho tiempo, ¿verdad?
Efectivamente, a quien piensa que investigar es un lujo hay que decirle que dejar de investigar es mucho más caro. Recordemos que las enfermedades van más allá de las legislaturas, el esfuerzo lo tenemos que mantener de manera constante y de esta forma trabajamos los investigadores, nuestras carreras y nuestros trabajos suelen ser largos porque los problemas a los que nos enfrentamos exigen una mirada a largo plazo. Esta es la forma: investigar más allá del color, de ese color político que pueda afectar a los centros o a los institutos, esta es la única manera de avanzar.

- ¿Qué se traería de EEUU usted que ha trabajado allí?
En EEUU y en Reino Unido, el micromecenezgo, es decir, las pequeñas aportaciones a la investigación que hace cada individuo por ejemplo al comprar un producto, está muy extendido. También el macromecenazgo allí es más común que aquí. En nuestro país, tenemos grandes fortunas que quizá deberían destinar algo más de sus recursos a la investigación y, como sociedad, nosotros debemos a su vez reconocer a estos mecenas, premiarlos y agradecer su esfuerzo, que tampoco lo hacemos. Y una tercera cosa es que deberíamos primar la investigación de excelencia. Tendemos a hacerlo todo igual, a "un café para todos", pero lo que se debería hacer es dar prioridad a aquellas investigaciones que están dando resultados.

- ¿Y en qué aspectos somos nosotros fuertes?
Tenemos varias fortalezas, por supuesto. Por un lado, tenemos unas universidades en las que se forman personas con un grado científico y técnico bastante bueno. Además, en nuestras universidades se pueden formar a una persona con cierta independencia del nivel económico. En EEUU, por ejemplo, el poder adquisitivo marca un sesgo importante.

Aquí, hasta ahora, no. Esto permite formar buenos profesionales aunque el problema viene después, cuando estos  profesionales deben especializarse. En este sentido, debería haber un apoyo, a nivel de empleo y buenos contratos, para que estos investigadores puedan seguir con su trabajo y formación. Esto debe mejorarse.

- ¿Qué hitos ha habido en la trayectoria científica española?
Pues uno de los grandes hitos se produjo en los años 80. Los primeros genes causantes de cáncer, los  llamados oncogenes, fueron descubiertos por científicos españoles, aunque algunos estaban trabajando en EEUU, pero eran personas que venían de aquí. En la actualidad, por ejemplo, ya tenemos genomas y epigenomas completos y que, en parte, han sido desarrollados gracias a investigadores españoles, en coordinación claro con otros países porque ya hay poca investigación centrada en un país solo, suelen ser  trabajos multicéntricos.

- ¿Tenemos cerca algún descubrimiento que cambie radicalmente la forma de entender el cáncer y su tratamiento?
Hay subtipos de tumores en los que un descubrimiento cambió totalmente el prisma a través del cual mirábamos el tumor. Por ejemplo, con un subtipo de leucemia se descubrió una alteración genética y un fármaco específico para esta alteración que provocó pasar de una supervivencia del 10% al 90%. Tenemos este caso, y quizá un par de casos más en los últimos años, que realmente supusieron un cambio radical. Esperamos tener más cambios decisivos para otro tipo de tumores, aunque es cierto que algunos presentan muchas alteraciones y que, ante ellos, probablemente lo que consigamos antes es mantenerlo de manera crónica. Si hacemos que un paciente pueda vivir 20, 30, o 40 años con un tumor pues habremos conseguido algo bastante importante. La cronificación es también un objetivo, la cuestión es llegar a vivir más tiempo con una buena calidad de vida y esto también se puede conseguir si cronificamos el cáncer.
Recordemos que no curamos la diabetes o el vih pero los pacientes pueden vivir con ambas enfermedades. Esta cronificación se está intentando en muchos tumores y es un objetivo a tener muy en cuenta que puede no estar tan lejos.

• El Dr. Manel Esteller es Patrono de la Fundación Sandra Ibarra de Solidaridad Frente al Cáncer y miembro de su Comité Científico.
Actualmente, trabaja como director del programa de Epigenética y Biología del Cáncer del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL), es profesor de investigación ICREA (Institución Catalana de Investigación y Estudios Avanzados) y profesor asociado de la Universidad de Barcelona. Antes de su incorporación al IDIBELL, Esteller lideró el Laboratorio de Epigenética del Cáncer del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO).

Empresas Protectoras Corazón de Diamante

Empresas Protectoras Corazón de Oro

Empresas Protectoras Corazón de Plata

Fundación Sandra Ibarra

de  Solidaridad Frente al Cáncer

Vía de las Castillas Nº 31-3

28223 - Pozuelo de Alarcón - Madrid

+34 91 576 76 82

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

gepac